· Escritos de Clemente de Alejandría · 


· Protréptico · Exhortación a los griegos · Protreptikòs pròs Héllēnas, de Clemente de Alejandría · Manuscrito Paris grec 451, Codex Aretas, pág. 2r. · 914 d. JC. · Crédito imagen: gentileza de BnF Gallica

· Protréptico · "Exhortación a los griegos"
(en griego: Προτρεπτικὸς πρὸς Ἕλληνας: Protreptikòs pròs Héllēnas)
de Clemente de Alejandría

Manuscrito Paris grec 451, Codex Aretas, pág. 2r.
Copiado para el Arzobispo Aretas de Cesarea por el escriba Baanes · 914 d. JC.
Crédito imagen: gentileza de BnF Gallica





«"Jesús, después de la Resurrección, confió la Gnosis primeramente a Santiago el Justo, a Pedro y a Juan; éstos a su vez la retransmitieron al resto de los Doce (Apóstoles), y los Doce a los Setenta, uno de los cuales era Bernabé."»

Clemente de Alejandría, Hypotyposeis, Libro VII,
citado por "Eusebio de Cesarea" en su "Historia Eclesiástica", "Libro 2".

«"... La Gnosis es, por así decirlo, un perfeccionamiento del hombre en cuanto Hombre, que se realiza plenamente por medio del Conocimiento de las Cosas Divinas, confiriendo en las acciones, en la vida y en el pensar una armonía y coherencia consigo misma y con el Logos Divino. Por la Gnosis se perfecciona la Fe, de suerte que únicamente por ella alcanza el fiel su perfección..." (...) "... La Gnosis es transmitida por Tradición, como se entrega un depósito, a los que se han hecho, según la Gracia de Dios, dignos de tal enseñanza. Por la Gnosis resplandece la dignidad de la caridad "de la luz en luz". En efecto, está escrito: "Al que tiene, se le dará más" (Lc 19:26): al que tiene Fe, (Verdadera) se le dará la Gnosis; al que tiene la Gnosis, se le dará la Caridad; al que tiene Caridad, se le dará la Herencia...

Clemente de Alejandría, Stromata, VII, 10, 55, 1.

«"... La Fe es, por así decirlo, como un Conocimiento en compendio de las cosas más necesarias, mientras que la Gnosis es una explicación sólida y firme [el "manjar sólido", la "vianda firme"] de las cosas que se han aceptado por la Fe, construida sobre ella por medio de las Enseñanzas del Señor. Ella conduce a lo que es infalible y objeto de Ciencia. A mi modo de ver, se da una primera conversión salvadora, que es el tránsito del Paganismo a la Fe, y una segunda conversión, que es el paso de la Fe a la Gnosis. Cuando ésta culmina en la Caridad (Amor), llega a hacer al que Conoce, Amigo del Amigo que es Conocido...

Clemente de Alejandría, Stromata, VII, 57, 3.


«"... El Señor no reveló a muchos lo que no estaba al alcance de muchos, sino a unos pocos, a los que sabía que estaban preparados para ello, a los que sabía que podían recibir la Palabra y configurarse con ella. Los Misterios, como el mismo Dios, se confían a la Palabra (Viva), no a la letra. Y si alguno objeta que está escrito que "nada hay oculto que no haya de manifestarse, ni escondido que no haya de revelarse" (Mt 10), le diremos que la misma Palabra Divina anuncia que el secreto será revelado al que lo escucha en secreto, y que lo oculto será hecho manifiesto al que es capaz de recibir la Tradición transmitida de una manera oculta, como la Verdad. De esta suerte, lo que es oculto para la gran masa, será manifiesto para unos pocos...

Clemente de Alejandría, Stromata, I, 1, 13, 2.

«"... Si admitimos que el mismo Cristo es Sabiduría que actúa mediante la actuación de los Profetas, por medio de la cual puede uno aprender la Tradición Gnóstica de la misma manera con que Él durante su vida enseñó a los Santos Apóstoles, la Gnosis será una Sabiduría que consiste en un Conocimiento y una Comprensión de las realidades presentes, futuras y pasadas, con la seguridad y firmeza que le confiere el hecho de haber sido entregado y revelado por el Hijo de Dios.... Esta Gnosis fue entregada por vía no escrita a algunos de los Apóstoles y nos llegó por transmisión de generaciones sucesivas...

Clemente de Alejandría, Stromata, VI, 7, 61.

No sólo es la inmersión bautismal lo que salva, sino el Conocimiento: quiénes éramos y en quiénes nos hemos convertido; dónde estábamos y adónde hemos sido arrojados; hacía dónde nos apresuramos y de dónde somos redimidos; qué es la generación y qué es la regeneración”.

Clemente de Alejandría, Excerpta ex Theodoto, 78.2.





· Retrato de un Matrimonio · Pompeya · S. I d. JC. · Fuente:

· Sobre el Matrimonio ·

«"El Gnóstico Cristiano (...) toma mujer, no por sí mismo, sino por necesidad. Digo tomar mujer cuando se hace según la razón y como conviene. El que quiere ser Perfecto tiene como modelos a los Apóstoles, y el verdadero varón no se muestra en la vida del que escoge vivir solo, sino que aquel se muestra superior a los hombres que lucha en el matrimonio (...) en la preocupación por su familia, sin dejarse arrebatar ni por los placeres ni por las penas, sino que en medio de las preocupaciones familiares permanece incesantemente en el Amor de Dios, superando todas las pruebas que sobrevengan a causa de los hijos, de la mujer, de los servidores o de las posesiones. El que no tiene familia [entiéndase "el que no es casado"] resulta no ser probado en muchas cosas, y puesto que se preocupa sólo de sí mismo, resulta ser inferior al que se encuentra ciertamente en peores condiciones en lo que se refiere a su salvación, pero está en mejor disposición en las cosas de la vida, en la que procura mantener como una imagen en pequeño de aquella providencia verdadera de Dios".»

Clemente de Alejandría, Stromata, VII, 12, 70.

«"El matrimonio ha de tenerse por cosa legítima y bien establecida, ... Pero no dice el Señor "entregaos al desenfreno", ni quiso que los hombres se entregaran al placer, como si hubieran nacido sólo para el coito. Oigamos la amonestación que nos hace el Pedagogo por boca de Ezequiel, cuando grita: "Circuncidad vuestra fornicación" (cf. Ezequiel 43, 9; 44, 7) ... Nuestra vida estará toda ella de acuerdo con la razón si dominamos nuestros apetitos desde sus comienzos, y no matamos con perversos artificios lo que la Providencia Divina ha establecido para el linaje humano. Porque hay quienes ocultan su fornicación utilizando drogas abortivas que llevan a la muerte definitiva, siendo así causa no sólo de la destrucción del feto, sino de la del amor del género humano.

Clemente de Alejandría, Pedagogo II, 10, 83 y siguientes.





· Los tres tipos de muerte según Clemente de Alejandría · 

 

· "Protréptico" de Clemente de Alejandría · Protrepticus by Clemet of Alexandria ·

 

"Clemente de Alejandría (ca. 150-220) distingue, en sus principales obras (Stromata, Protréptico y Pedagogo), tres tipos de muerte: la muerte física — «la que desata el alma del cuerpo» y acontece «naturalmente a los seres vivientes»—, la muerte del alma – que puede sobrevenirle a ésta por causa del pecado: las pasiones o «enfermedades del alma» —, y la muerte gnóstica que «lleva y separa el alma de las pasiones» y por ello es, para Clemente, una «muerte salvadora». Por la importancia de esta última, Clemente de Alejandría redefine la tarea de la filosofía, desde una perspectiva cristiana profunda, como «un ejercitarse en morir» o «ejercicio de muerte» que se sustenta en la propia "muerte mística" o purificación interior." [1][2]


Referencias:

[1] Druille, Paola, Clemente de Alejandría: Los tres tipos de muerte y su alcance  moral, Universidad Nacional de la Pampa, 2010

[2] La Muerte Mística, artículo Wikipedia,  diciembre 2014, por el editor de este sitio web (Liviano-H.T Elpizein). 

* Crédito imagen: Comienzo de la obra "Protréptico" de Clemente de Alejandría, texto en griego, del libro "Clement of Alexandria", Capítulo "The Exhortation to the Greeks"  por G. W. Butterworth, editado en Londrés y Nueva York en 1919. Digitalizado en Open Library (openlibrary.org).  



Cristo como Sol Invictus · Tumba de los Julios · Mausoleo M · s. III IV d. JC. ·

· Oración al Cristo Logos ·

«Muéstrate propicio a tus hijos»; «concédenos vivir en Tu paz, mudarnos a Tu ciudad, atravesar sin quedar sumergidos en las corrientes del pecado, ser transportados con serenidad por el Espíritu Santo por la Sabiduría inefable: nosotros, que de día y de noche, hasta el último día elevamos un canto de acción de gracias al único Padre, … al Hijo Pedagogo y Maestro, junto al Espíritu Santo. ¡Amén!».

"Pedagogo" 3, 12, 101, Clemente de Alejandría



· Conocerse a sí mismo, conocer a Dios ·

· Conocerse a sí mismo, conocer a Dios ·

"Therefore, as it seems, it is the greatest of all disciplines to know oneself; for when a man knows himself, he knows God."[3]

Paedagogus III, I, Clement of Alexandria

Traducción:

"Por lo tanto, como parece, es la más grande de todas las disciplinas conocerse a sí mismo, pues cuando un hombre se conoce a sí mismo, conoce a Dios."

Pedagogo III, I, Clemente de Alejandría


[3] C.G. Jung, Collected Works of C.G. Jung, Volume 9 (Part 2): Aion: Researches into the Phenomenology of the Self, The Structure and Dynamics of the Self, pág. 222, Princeton University Press, 2014.

Crédito imagen "Paedagogus L. III", texto en griego antiguo: Extracto de una página del libro "Clementis Alexandrini, Opera ex recensione Gulielmi Dindorfii". Published 1869 by Typ. Clar. in Oxonium (Oxford). Open Library


· Niveles de la vida como cristiano ·

«Clemente distingue…dos niveles de la vida cristiana.
El primero: los cristianos creyentes que viven la fe de una manera común, pero siempre abierta a los horizontes de la santidad.

Y el segundo: los "gnósticos", es decir, los que ya llevan una vida de perfección espiritual; en todo caso, el cristiano debe comenzar por la base común de la fe; a través de un camino de búsqueda debe dejarse guiar por Cristo, para llegar así al conocimiento de la Verdad y de las verdades que forman el contenido de la fe.»
[4]

[4] Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, Audiencia General, Clemente de Alejandría, miércoles 18 de abril de 2007, Libreria Editrice Vaticana


No es de extrañar pues que el que fuera Director de la Escuela Catequista de Alejandría exprese:

Ciertamente la Gnosis es prioritaria para el cristiano. Consecuentemente, él se dedica a las actividades que le preparan para la Gnosis, tomando de cada disciplina su contribución a la verdad; así, busca la proporción en las armonizaciones de la música; en la aritmética observa los aumentos y disminuciones de los números, las relaciones entre unos y otros y cómo la mayoría de las cosas se encuentran sometidas a cierta proporción aritmética; en la geometría contempla la esencia misma en cuanto tal, y se acostumbra a concebir un espacio continuo y una esencia inmutable, distinta de la de los cuerpos de aquí abajo. De igual manera, desde la astronomía se eleva por encima de la tierra, alcanza con el entendimiento las alturas del cielo y gira al mismo tiempo con la esfera, descubriendo siempre las cosas divinas y su mutua sinfonía; desde estas cosas partió Abraham para remontarse hacia la Gnosis del Creador.

Clemente de Alejandría, Stromata, VI, 80, 1-3.


H.T Elpizein, enero de 2015
Revisado y actualizado: abril de 2024