El Himno de la Perla El Himno del Alma de los Hechos de Tomás
· El Himno de la Perla · El Himno del Alma · Hechos de Tomás · Ediciones Epopteia
· El Himno de la Perla · El Himno del Alma · Hechos de Tomás · Ediciones Epopteia ·.pdf (722.26KB)
· El Himno de la Perla · El Himno del Alma · Hechos de Tomás · Ediciones Epopteia
· El Himno de la Perla · El Himno del Alma · Hechos de Tomás · Ediciones Epopteia ·.pdf
(722.26KB)

  

· El Himno de la Perla · Tesoro literario de la Gnosis del Cristianismo Primitivo · Enero 2015 ·
· El Himno de la Perla · Tesoro literario de la Gnosis del Cristianismo Primitivo · Enero 2015 ·.pdf (442.15KB)
· El Himno de la Perla · Tesoro literario de la Gnosis del Cristianismo Primitivo · Enero 2015 ·
· El Himno de la Perla · Tesoro literario de la Gnosis del Cristianismo Primitivo · Enero 2015 ·.pdf
(442.15KB)

 

   

  

· El Himno de la Perla · Vídeo ·

 

 


· El Himno de la Perla · El Himno del Alma  ·

 

· El Himno de la Perla · El Himno del Alma ·  Hechos de Tomás · Acto IX · Capítulos 108-113 ·

                                       · El Himno de la Perla · 

· Hechos de Tomás ·

· Acto IX · Capítulos 108-113 ·

        · Himno del Apóstol Judas Tomás que se encontraba en la región de los indios ·

                                      

                           Cuando era un niño                                 1

vivía en mi reino en la Casa de mi Padre,

                   y en la opulencia y abundancia                    2   

de mis educadores me solazaba, 

                cuando mis Padres me equiparon                  3

   y enviaron desde el Oriente, nuestra Patria.          

                De las riquezas de nuestro tesoro                4

me prepararon un hato pequeño. 

    Era abundante, pero tan ligero que yo solo         5   

podía llevarlo:

                                Oro de Bet'Elayye' y                             6

lata de la gran Gazak.

                                   rubíes de la India,                                7    

ágatas de la región de Kushán.

Me ciñeron con duro acero,

      capaz de quebrar el hierro.

                                                      

    Me quitaron la Túnica brillante

que amorosamente Ellos

habían confeccionado para mí,

y la Toga purpúrea

que había sido hecha para mi talla.

                                                           

Hicieron conmigo un pacto y

lo escribieron en mi corazón

para que no lo olvidara:

" Si desciendes a Egipto 

y logras traer la perla única

    la que está en el fondo del mar,

  cerca de la serpiente sibilante,

            [entonces] vestirás de nuevo tu Túnica brillante

y la Toga que cae por encima de ella, 

y con tu Hermano, el más próximo a nuestro rango,

serás heredero de nuestro Reino. "

                                                               

                                                          Abandoné Oriente y descendí

                                                             acompañado de dos guías,

                                                    pues el camino era peligroso y difícil

                                                         y yo era joven para recorrerlo.

                                                  Atravesé por las fronteras de Mesena,

                                          lugar de parada de los mercaderes de oriente,

                                                               llegué a la tierra de Babel 

                                                   y  penetré en las murallas de Sarbug.

                                                                       Llegué a Egipto y 

                                                     mis compañeros se separaron de mí.

                                                               Fui directo a la serpiente,

                                                        y acampé cerca de su morada,

                                                     esperando que la pudiera el sueño

                                                                  y se durmiera y así

                                                            poder arrebatarle mi Perla.

 

                                                  Y cuando estaba absolutamente solo,

                                                siendo un extraño para los compañeros

                                                                        de mi posada,

                                                               vi allí a uno de mi raza, 

                                                         un hombre libre, un oriental,

                                                            joven, hermoso y amable,

                                                                        hijo de nobles, 

                                                        y vino y se relacionó conmigo

                                                             y lo hice mi amigo íntimo,

                                        un compañero en quien confiar mi propósito.

                                 

                                             Le exhorté a guardarse de los egipcios

                                                            y de unirse a los impuros.

                                                        Y me vestí con sus atuendos

                                    para que no sospecharan que había venido de lejos

                                                                 para coger la Perla

                                          e impedir que excitaran la serpiente contra mí.

                                                              Pero de alguna manera 

                                        se dieron cuenta de que yo no era un compatriota

                                                y me hicieron comer de sus alimentos.

 

                                                        Olvidé que era hijo de Reyes,

                                                                  y servía a su rey.

                                                                    Olvidé la Perla

                                               por la que mis Padres me habían enviado

                                             y, a causa de la pesadez de sus alimentos,

                                                           caí en un profundo sueño.

 

                                                           Pero esto que me acaecía

                                        fue sabido por mis Padres y se apenaron por mí

                                                 y salió un decreto en nuestro Reino,

                                        ordenando que todos acudieran a nuestra Corte,

                                                     a los reyes y príncipes de Partia

                                                      y a todos los nobles de Oriente,

                                                           y determinaron sobre mí

                                                 que no fuera abandonado en Egipto.

 

                                                         Me escribieron una carta y

                                                   cada noble puso su firma en ella:

 

                                                      " De tu Padre, el Rey de reyes,

                                                y de tu Madre, la Soberana de Oriente,

                                     y de tu Hermano, nuestro más cercano en rango,

                               para ti nuestro hijo, que está en Egipto, ¡ Saludos !  [ ¡ Paz! ]

 

                                                   ¡ Despierta y levántate de tu sueño,

                                            y escucha las palabras de nuestra carta !

 

                                                    ¡ Recuerda que eres hijo de Reyes !       

                                                  ¡ Mira la esclavitud en que has caído !

                                                        ¡ Recuerda la Perla por la que

                                                              fuiste enviado a Egipto !

 

                                                 Piensa en tu Túnica resplandeciente

                                                         y recuerda tu gloriosa Toga,

                                             con la que podrás vestirte y engalanarte

                       cuando tu nombre sea leído en el 'Libro de los Valientes' [Héroes]

                                               y junto con tu Hermano, nuestro Virrey,

                                                           estará en nuestro Reino. "

 

                                                           Y mi carta era una carta

                                              que el Rey selló con su mano derecha 

                           [para preservarla] de los malvados, de los hijos de Babel

                                              y de los demonios salvajes de Sarbug.

 

                                                    Voló [la carta] como un águila,

                                                            el rey de todas las aves; 

                                                            voló y se posó a mi lado,

                                                 y toda ella se convirtió en palabra.

 

                                                A su voz y al sonido de su murmullo

                                            me desperté y me levanté de mi sueño.

 

                                             La tomé y la besé, rompí su sello y la leí

                                                       y las palabras de mi carta,

                                  eran lo mismo que estaba grabado en mi corazón.

 

                                                      Recordé que era hijo de Reyes

                                         y que mi 'naturaleza libre'  buscaba su linaje.

                                                                  Recordé la Perla

                                               por la que había sido enviado a Egipto,

                                                             y comencé a encantar 

                                                     a la terrible serpiente sibilante.

 

                                        La hice dormir y caer en un sueño profundo,

                                cuando pronuncié el Nombre de mi Padre contra ella,

                                                        y el Nombre de mi Hermano,

                                                 y el de mi Madre, la Reina de Oriente.

                                                                Y le arrebaté la Perla,

                                       y emprendí la vuelta a la Casa de mis Padres.

 

                                                   Me quité el vestido sucio e impuro

                                                           y lo abandoné en su país

                                                      y me encaminé directamente

                                                hacia la Luz de nuestro país, Oriente.

                                                 

                                                    Y mi carta, la que me despertó,

                                                 la tenía ante mí durante el camino,

                                  y lo mismo que me había despertado con su Voz,

                                                     ahora me guiaba con su Luz, 

                                            pues la seda real [de la carta] mostraba

                                                       su forma luminosa ante mí;

                                               su voz y su guía también me animaba

                                                 a apresurarme y su amor me atraía.

 

                                                           Salí atravesando Sarbug,

                                                       dejé Babel a mi lado izquierdo,

                                                          y llegué a la gran Mesana,

                                                        el puerto de los mercaderes                                                           

                                                          que está a la orilla del mar.

 

                                                 Y mi Túnica brillante [Vestidura de luz],

                                                             que yo me había quitado,

                                                             y mi toga que la revestía, 

                                                     desde las cumbres de Hyrcania

                                                  mis Padres me las enviaron hasta allí,

                                                          por medio de sus tesoreros,

                                                            a los que, por su fidelidad,

                                                              se las habían confiado;    

                                                     pero yo no recordaba su dignidad y

                                               que las había abandonado en mi juventud

                                                               en la Casa de mi Padre. 

                                                           

                                                               Pero, repentinamente, 

                                                           cuando la tuve frente a mí,

                                             la Vestidura parecía un espejo de mí mismo.

                                                   En toda ella pude verme a mí mismo, 

                                                                reflejado por entero,

                                                de manera que éramos dos diferentes,

                                                     y de nuevo Uno en una sola forma.

 

                                                           Y también a los tesoreros

                                                              que me la habían traído,

                                                              del mismo modo los vi,

                                                               dos en una sola forma,

                                               un solo Signo real grabado sobre ellos,

                                                              el [Signo] de Aquel que,

                                                                  por medio de ellos,

                                             me había restituido mi honor y mi riqueza,

                                                           mi adornada túnica brillante,

                                                   engalanada con magníficos colores.

                                                               con oro y con berilos,

                                                               calcedonias y ágatas,

                                                      sardónices de variados colores;

                                           ella había sido preparada para enaltecerla,

                                            todas sus costuras habían sido festoneadas

                                                         con piedras de diamantes,

                                                      y la imagen del Rey de reyes,

                                                      toda entera, por todo el [tejido]

                                                       aparecía bordada en relieve;     

                                                         y, como la piedra de zafiro,    

                                                      así sus colores eran variados.  

 

                                          Y nuevamente vi que toda ella [la Vestidura],

                                     se agitaba sacudida por el Conocimiento [Gnosis].

 

                                                  Como si de nuevo fuera a hablar,

                                                               vi que se preparaba.

                                                  

                                                        Oí el sonido de sus cantos,

                                                  que musitaba mientras descendía:

                                            " Soy el más diligente de sus servidores;

                                            por eso he sido enaltecido ante mi Padre. "

 

                                                Y también percibí como mi estatura

                                      crecía al tiempo que realizaba sus trabajos.

                                                        Y con un movimiento regio

                                              fue desplegándose toda ella hacia mí,

                                                    y de la mano de sus portadores

                                                                me incitó a tomarla.

 

                                                      Y también mi amor me urgía

                                                 para que corriera a su encuentro

                                                                    y la recibiera.

 

                                               Entonces extendí [mi mano] y la recibí;

                                            con sus hermosos colores me engalané,

                                                  y quedé completamente cubierto

                                                   por mi Toga de brillantes colores.

 

                                                     Me vestí con Ella y fui elevado

                                               a la Corte de la Paz y de la Adoración,

                                                                  incliné mi cabeza

                                                   y adoré el Esplendor de mi Padre

                                                           que me la había enviado,

                                    porque yo había cumplido sus Mandamientos,

                                                           y Él también su promesa.

 

                                                     Y en la Corte de sus escribas, 

                                                    entre sus nobles, fui mezclado,

                                                         pues se regocijó por mí, y

                                                   me encontraba con Él en su Reino.

 

                                                               Y al son de plegarias

                                                       todos sus siervos le alaban.

                                               Prometió también que me presentaría

                                                con Él ante la Corte del Rey de Reyes,

                                                        y, con mi ofrenda y mi Perla,

                                                           me mostraría junto con Él

                                                                  ante nuestro Rey.

 

               " Fin del Himno que el Apóstol Judas Tomás, cantó en prisión " 


 

Bibliografía

* Alarcón Sainz, Juan J. y Torijano, Pablo A., "Las Versiones Siriaca y Griega del "Himno de la Perla" Introducción, traducción y notas" en Colectanea Christiana Orientalia 3  (2006), pp. 49-81.

* García Bazán, Francisco, "La gnosis eterna Antología de textos gnósticos griegos, latinos  y coptos I", Editorial Trotta, 2003, pp. 153-158. 

* A.F.J. Klijn, "The Hymn of Judas Thomas the Apostle in the country of the Indians", "The Acts of Thomas: introduction, text, and commentary by A.F.J. Klijn", pp. 182-187, Leiden, Brill, 2003.

** Crédito imagen: Primeras estrofas en siriaco del Himno de la Perla de los Hechos de Tomás de la obra "Apocrypha Anecdota, Second Series, Texts and Studies contributions to Biblical and Patristic Literature, "The Hymn of the Soul" contained in "The Syriac Acts of St. Thomas" de Anthony Ashley Bevan, editado por J. Armitage Robinson, University Press Cambridge, 1897.
Nota: El siriaco, al igual que el hebreo y el árabe, se escribe de derecha a izquierda.

 

(H. T. Elpizein)

Original publicado: diciembre 2011

Última actualización: enero 2015

 

Referencia:

T. Elpizein, Hesykhios, Escritos del Cristianismo Primitivo, El Himno de la Perla, enero 2015< http://escritosdelcristianismoprimitivo.com/-El-Himno-de-la-Perla-/>