· Evangelio de Felipe · Biblioteca de Nag Hammadi ·


· Funda del Codex II de la Biblioteca Gnóstica de Nag Hammadi ·

· Funda del Codex II de la Biblioteca de Nag Hammadi ·

Fuente imagen original: “The Claremont Colleges Digital Library (CCDL)” http://ccdl.libraries.claremont.edu/cdm/ “Outside cover of Codex II” por Basile Psiroukis (photographer) 


El Evangelio de Felipe constituye el Tratado 3 del Códice II de la Biblioteca Copta de Nag Hammadi, abarcando las páginas 51-86 de aquél.[1][2] Escrito en copto sahídico, la datación paleográfica del papiro apunta al s. IV e.c., si bien es generalmente admitido que provendría de un original griego, posiblemente redactado en Siria, y más concretamente en Edesa o Antioquía, entre la primera mitad del s. II y comienzos o segunda mitad del III. [3]

Considerado como “un escrito esotérico [del griego έσώτερος, «desde dentro, interior, íntimo»] para iniciados en la Gnosis”[4], el Evangelio según Felipe se adscribe, por sus características y peculiaridades, a la relevante Gnosis Cristiana Valentiniana.


· Evangelio de Felipe · Codex II,3 de la Biblioteca Copta de Nag Hammadi ·

· Evangelio de Felipe · Codex II de la Biblioteca de Nag Hammadi ·

· Pág. 51 del Codex II, con el final del Evangelio de Tomás y las seis primeras líneas del Evangelio de Felipe ·

Fuente imagen original: “The Gospel Thomas Resource Center"  http://gospel-thomas.net 


Destaca en este Tratado su doctrina sacramental, enunciándose cinco sacramentos distintos: Bautismo, Unción, Eucaristía, Redención y Matrimonio o «Cámara Nupcial», constituyendo este último “la culminación del sistema sacramental” pues, es patente en esta "compilación de textos y sentencias", la sacralización de la unión del varón y la mujer como "lugar de revelación del Amor creador y salvador".[5]


H.T. Elpizein, marzo 2015


[1][4] A. de Santos Otero, Los evangelios apócrifos, Evangelio de Felipe, pág. 387, Editorial BAC, 2006.

[2] A. Piñero, J. Monserrat Torrents, F. García Bazán, Textos Gnósticos Biblioteca de Nag Hammadi II, Evangelios, Hechos, Cartas, Evangelio de Felipe, Introducción de F. Bermejo Rubio, pág. 17, Editorial Trotta, 2000.

[3] Ibíd. pág. 20.    

[5] Jean-Yves Leloup, El Evangelio de Felipe, pág. 26. Editorial EDAF, 2004.



· Extractos del Evangelio de Felipe (NHC II, 3) · *

 

 “Tres mujeres caminaban siempre con el Señor: María, Su Madre; la hermana de ésta y Magdalena, que es denominada  «Su Compañera»[1]. Así, pues, María es Su Hermana, Su Madre y Su Compañera.”(59 6-11)[2]

*** 

 “… puesto que si uno no da con Amor, no obtiene provecho de lo que ha dado.”(62  -5 )

***

“Un asno, dando vueltas alrededor de una rueda de molino, recorrió cien millas y cuando lo desuncieron se encontraba aún en el mismo lugar. Hay hombres que recorren grandes trayectos sin adelantar un paso en dirección alguna. Cuando les sorprende el crepúsculo no han visto  ni ciudad ni aldea, ni creación ni naturaleza, ni potencia o ángel. En vano se han esforzado los desdichados.” (63 11-21)

***

“Y la Compañera del {Salvador es} María Magdalena. El {Salvador} la amaba más que a todos los discípulos, y la besaba frecuentemente en la {boca}. Los demás {discípulos} le dijeron: «¿Por qué la amas  más que a todos nosotros?». El Salvador respondió y les dijo: «¿Por qué no os amo a vosotros como a ella?».(63-645

***

· Evangelio de Felipe (NH II, 3) · El Vidente verá la Luz · Escritos del Cristianismo Primitivo ·

“Un ciego y un vidente, si ambos se encuentran a oscuras, no se diferencian entre sí; mas cuando llegue la luz, el vidente verá la luz y el ciego permanecerá en la oscuridad” (64 5-9).

***

“Si alguien se sumerge en el agua y sale de ella sin haber recibido nada y dice: «soy cristiano», ha recibido el nombre en préstamo. Mas si recibe el Espíritu Santo, tiene el nombre como un regalo. A quien ha recibido un regalo no se le quita, pero quien ha recibido un préstamo, se le exige (su restitución).”(64 12-22)

***

“El Misterio del Matrimonio es grande”… “Reparad en la unión {sin mancha} pues tiene {un gran} poder.” (64)

***

“No temas a la carne ni la ames: si la temes se enseñoreará de ti, si la amas te devorará y te paralizará.” (64 4-6)

***

“Mientras estemos en este mundo es conveniente que nos esforcemos por conseguir la Resurrección, para que cuando nos despojemos de la carne seamos hallados en el reposo…” (66)

***

“La Verdad [λήθεια] no vino desnuda al mundo, sino que vino en símbolos e imágenes; {el mundo,} de otra forma, no podría recibirla.” (67)

***

“Mientras Eva estaba en Adán, no existía la muerte, mas cuando se separó de él, sobrevino la muerte. Cuando ésta retorne y él la acepte, no habrá más muerte.” (68 23-26)

***

Mediante el Espíritu Santo somos ciertamente engendrados, pero somos reengendrados por el Cristo. En ambos {casos} somos asimismo ungidos por el Espíritu y al ser engendrados hemos sido también unidos.” (69 4-8)

“Nadie podrá sin luz contemplarse a sí mismo, ni en una superficie de agua ni en un espejo; pero si no tienes agua o espejo, aun teniendo luz, tampoco podrás contemplarte. Por ello es preciso bautizarse con ambas: con la luz y con el agua. Ahora bien, la luz es la unción.” (69 8-14)

“Tres eran los lugares en que se hacían ofrendas en Jerusalén: uno de cara al oeste, llamado el «Santo»; otro de cara al sur, llamado el «Santo del Santo», y el tercero de cara al este llamado el «Santo de los Santos», donde solo podía entrar el Sumo sacerdote. El bautismo es el «Santo», la redención es el« Santo del Santo», mientras que la cámara nupcial es el «Santo de los Santos». El bautismo trae consigo la resurrección y la redención, {teniendo lugar} la redención en la cámara nupcial. Mas la cámara nupcial se encuentra en la cúspide…”(69 14- )

***

“Si la mujer no se hubiera separado del varón, no habría muerto con el varón. Su separación significó el comienzo de la muerte. Para esto vino Cristo, para rectificar la separación acontecida desde el principio y de nuevo unirlos a los dos, y para dar vida y unir a los que habían muerto por la separación.” (70 10-18)

***

“Los que dicen que primero morirán y {luego} resucitarán yerran. Si uno no recibe primero la Resurrección en vida, tampoco recibirá nada al morir. Así también al hablar del Bautismo dicen: «Grande es el Bautismo», pues si se recibe se vivirá.” (73 1-8)

*** 

“La Unción [χρσμα]  es superior al Bautismo, pues es por el Crisma  por el que hemos sido llamados «cristianos», no por el bautismo. Y Cristo fue llamado {así} a causa del «Crisma», pues el Padre ungió al Hijo, el Hijo ungió a los Apóstoles, y los Apóstoles nos ungieron a nosotros. El que ha recibido la Unción lo posee todo: posee la Resurrección, la Luz, la Cruz, el Espíritu Santo. El Padre le otorgó todo esto en la Cámara Nupcial, él sólo (como un regalo) lo recibió.” (74 12-22)

***

“Quien posee la Gnosis de la Verdad es libre; porque quien es libre [λεύθερος] no peca, pues «quien peca es esclavo del pecado» [3]; la Madre es la Verdad, el Conocimiento [γνσις Gnosis] es el Padre. A aquellos a quienes no es permitido pecar el mundo les llama «libres». La Gnosis de la Verdad eleva los corazones de aquellos a quienes no les es permitido pecar, es decir, los hace libres y los enaltece por encima de este mundo...". (77 13-35)

***

“La agricultura de este mundo de {este} mundo requiere la cooperación de cuatro elementos esenciales. Se recoge en el granero solo como resultado de la acción natural de agua, tierra, viento y luz. Del mismo modo el Cultivo de Dios tiene cuatro elementos: Fe [πίστις Pistis], Esperanza [λπίς Elpis], Amor [γάπη Ágape] y Conocimiento [γνσις Gnosis]. Nuestra tierra es la Fe, en la que echamos raíces; el agua es la Esperanza, por la que nos nutrimos; el viento es el Amor, por el que crecemos; y la luz es el Conocimiento por el que maduramos.”(79 18-30)

***

“Si el matrimonio deshonroso (del mancillamiento)  permanece oculto, ¡cuánto más es el Matrimonio impoluto (sin mancilla)[4] un verdadero misterio! Éste no es carnal, sino puro; pertenece no a la pasión, sino a la voluntad; pertenece no a la tiniebla o la noche, sino al día y a la luz.” (81)

***

"Por ello dice el Logos:«Ya el hacha está puesta a la raíz de los árboles»[5]. Éste no podará, {pues} lo que se poda brota de nuevo, sino que cava{rá} hasta el fondo, hasta sacar la raíz. Jesús arrancó la raíz enteramente; otros, en cambio, sólo en parte. Nosotros mismos, cada uno de nosotros, penetre hacia la raíz del mal que está dentro de él, y arránquelo de raíz de su corazón. Será arrancado si lo reconocemos. Pero si lo ignoramos echa raíz en nosotros y produce sus frutos en nuestro corazón. Él nos domina. Nosotros somos sus esclavos. Nos hace cautivos, induciéndonos a hacer lo que no queremos, y lo que queremos no lo hagamos. [6] Es poderoso porque no lo reconocimos y mientras {esté allí -en el corazón-} sigue actuando. La ignorancia es la madre de {todo mal}. La ignorancia resultará en {muerte, pues} aquellos que provienen de {la ignorancia} ni fueron, ni {son}, ni serán…”…”{La Verdad} da la Libertad. El Logos dijo: «Si conocéis la Verdad, la Verdad os hará libres»[7] La ignorancia es esclavitud, la Gnosis es Libertad. Si conocemos la Verdad, hallaremos los frutos de la Verdad en nosotros. Si estamos unidos a Ella, nos aportará nuestra Plenitud [πλήρωμα Pleroma].”(82-8414)

***

“Si uno se hace hijo de la Cámara Nupcial, recibirá la Luz.”(864)

*** 

· Evangelio según Felipe (NHC II, 3) · Bibioteca Copta de Nag Hammadi · Escritos del Cristianismo Primitivo ·

EL EVANGELIO SEGÚN FELIPE 

 

*Transcripción de extractos del Evangelio de Felipe tras cotejar las siguientes obras:

- A. de Santos Otero, Los evangelios apócrifos, Evangelio de Felipe, págs. 387-412. Editorial BAC, 2006.

- A. Piñero, J. Monserrat Torrents, F. García Bazán, Textos Gnósticos Biblioteca de Nag Hammadi II, Evangelios, Hechos, Cartas, Evangelio de Felipe,  Traducción de F. Bermejo Rubio, págs. 24-51. Editorial Trotta, 2000.

- James James McConkey Robinson, Richard Smith, Coptic Gnostic Library Project, The Nag Hammadi Library in English, The Gospel of Philip, pág. 139 y ss, BRILL, 1996.

- Bibliothèque Copte de Nag Hammadi, L’Évangile selon Philippe (NH II, 3), Traduction de Louis Painchaud, Université Laval. 


Signos convencionales de la transcripción:

[entre corchetes: término griego del texto copto]

{entre llaves: texto añadido por el traductor o que puede sobreentenderse en el texto copto}  

(entre paréntesis: término sinónimo o similar) 

 

H.T. Elpizein, marzo 2015

                                                            
    

[1] Los términos en griego ( koinonós κοινωνός) y en copto (hotre) empleados en el texto  significan: compañera/consorte.

[2] Las cifras entre paréntesis al fin de cada extracto, indican el folio y las líneas que éste ocupa en el Códice II de Nag Hammadi. 

[3] Jn 8,34 

[4] «Honroso es en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; mas a los fornicarios y a los adúlteros juzgará Dios» (Hebreos 13: 4) 

[5] Mt 3,10 

[6]«Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí.»  (Rom 7,19-20)

[7] Jn 8,32